T. administrativos y académicos

Elaboración de textos administrativos y académicos

Lo estudiado en las páginas anteriores es válido en cualquier situación de producción textual. Sin embargo, los contextos comunicativos determinarán el mayor o menor énfasis en algunos de los subprocesos. Por ejemplo: los textos académicos requieren mayor inversión en los subprocesos y estrategias de pre escritura, en cambio, los administrativos se resuelven, la mayoría de las veces, con una rápida planificación que apela a recursos conocidos y experiencias previas y, si se revisan, sólo se atiende al léxico y la normativa. Es inusual que se reelabore el ordenamiento de ideas.

 

Escribir textos administrativos

Los contextos laborales exigen rapidez y se orientan a un uso funcional de los textos. Tanto la comprensión como la producción de textos se realizan en el marco de procedimientos bastante estandarizados. La administración pública, como señalamos desde un comienzo, deja escaso margen para la creatividad y la innovación, por eso, es frecuente que se recurra a las fórmulas y se dedique poco esfuerzo a las etapas de pre escritura. Sin embargo, conviene que nos detengamos en la aplicación del proceso completo a diferentes tipos textuales típicos de la administración, con la idea de acercarnos cada vez más a las propuestas del lenguaje llano.

Por ello, le sugerimos que aborde el punto 3.2 titulado Escribir del Manual del Lenguaje Claro (pág. 26). Dedique unos minutos a resolver el cuestionario de autodiagnóstico, esto le permitirá tomar conciencia de las estrategias que actualmente utiliza para resolver tareas de escritura y dimensionar fortalezas y debilidades en tal sentido.

Para completar lo visto aquí sobre estrategias de revisión, considere el título 3.3 Revisar y deténgase especialmente en el apartado en el que se aportan Sugerencias de estilo (pág. 30). Allí encontrará información sobre los ítems incluidos en el siguiente esquema:

ecp_u4_graf05

Además, en el apartado 3.4 (pág. 60) de la bibliografía se propone un cuestionario para la revisión de sus escritos. También le sugerimos consultar aquí algunas pautas generales para escritos de la administración pública. Finalmente, Gloria Sanz ofrece una guía para evaluar textos funcionales a la que puede acceder aquí.

 

Escribir textos académicos

La escritura asume un rol protagónico en los desempeños académicos de estudiantes y profesores. No sólo los textos que Ud. estudia -guías escritas por docentes, reconocidos especialistas, libros, artículos científicos, etc.- constituyen textos académicos; también lo son los que Ud. elabora durante su carrera universitaria en diferentes instancias: situaciones de estudio o situaciones evaluativas. Pero primero, unas palabras acerca de la escritura y el aprendizaje. Se ha comprobado que la escritura contribuye a la estructuración del pensamiento. De ahí su valor como herramienta intelectual porque al escribir activamos operaciones mentales combinadas en lo que denominamos un proceso cognitivo, que implica además la toma de decisiones.

 

Escribir favorece el aprendizaje porque requiere la selección y organización de lo que se sabe sobre un tema, esto es, la revisión de contenidos. En ese proceso se termina transformando la propia biblioteca, nuestros saberes previos, aquello que hemos leído y estudiado. Se escribe para organizar lo que se leyó, para tomar notas de una clase, para dar cuenta de lo que se sabe, para presentar una ponencia, para fundamentar una hipótesis, para sistematizar datos, para realizar un informe de investigación, para presentar la tesis de licenciatura.

 

La consigna es un texto instruccional y, por lo tanto, un acto de habla con una intención: hacer que Ud. actúe, que haga algo, que responda a su vez con un texto oral o escrito. Su respuesta también constituye un texto, por lo tanto, un acto de habla con una intención: demostrar los aprendizajes logrados, dar cuenta del contenido acerca del cual se lo interroga y, sobre todo, convencer al docente, constituido en lector experto, evaluador. Su desempeño en los exámenes depende en gran medida de su mayor o menor competencia redaccional, ¿no le parece? Por esta razón, es conveniente que preste atención a los actos de escritura requeridos por las consignas dadas más frecuentemente en las clases.

Por último, le sugerimos que acceda aquí para consultar modelos y ejemplos de los diferentes géneros académicos, así como realizar ejercicios que le servirán para mejorar su redacción en cada uno de ellos.

 

WP_icono-siguiente

 

 

 

Print Friendly