¿Para qué se lee?

La búsqueda de respuestas sobre qué es leer condujo a las investigaciones hacia las prácticas concretas, los modos de leer, por lo que la pregunta varió: hoy ya no interesa tanto aclarar qué es leer sino cómo se lee. Hemos pensado organizar la respuesta a esta última pregunta en dos sentidos:

ecp_u3_graf_01

Propósitos y tipos de lectura

Nos concentremos ahora en los tipos de lectura, determinadas por el propósito del lector. La lectura es una práctica a la vez que una experiencia, pero no es siempre la misma aunque Ud. sí sea siempre la misma persona que lee. ¿Juego de palabras? Claro que no. Nadie lee igual un cartel en la calle que una guía de estudio, ni lee igual textos en una sesión de chat que un correo electrónico del profesor o del gerente de su trabajo. Ud., en su rol de estudiante de una carrera, se enfrenta a situaciones de lectura con fines de estudio, pero en su horario de trabajo y en sus tareas habituales también lee. ¿Qué y cómo lee? ¿Con qué propósitos?

Probablemente Ud. lea de diferentes maneras a lo largo del día. ¿Cómo lee los titulares del diario, cómo la última prueba de su hijo en la escuela, y el informe del administrador del consorcio, o el de su cuenta bancaria? ¿Cómo lee la carta de un familiar cercano que vive en otro país?, ¿lo lee igual si le llega en un sobre, en papel, o a través del correo electrónico? En el chat con ese mismo familiar, ¿lee y vuelve a leer antes de contestar? ¿Cómo y cuántas veces lee un artículo para lograr la síntesis que un docente le pide? ¿Cómo procede si, en vez de una síntesis, tiene que elaborar la respuesta a preguntas sobre un solo aspecto del contenido / tema tratado?

Por otro lado, ¿qué orden de lectura sigue?, ¿lineal?, ¿siempre? Cuando lee una resolución o algún otro texto normativo, decisorio, ¿acaso no va directamente a la parte del articulado? Y en una nota, a qué partes presta atención de inmediato: ¿la firma?, ¿la fecha? Probablemente dependerá de la situación, de qué tipo de carta esté esperando, del contenido que anticipe, etc.

Las preguntas por sí mismas, aún antes de ser respondidas, nos indican que la lectura no es una actividad única ni homogénea. Más bien se ajusta según sea la situación y el objetivo que nos fijemos. Ya se ha explicado que, dentro de lo que denominamos situación, incluimos a los actores de la comunicación, sus intereses, propósitos, intenciones o finalidades y, claro está, el contexto institucional, el momento, el lugar.

 

Pasemos revista a algunos propósitos de lectura muy comunes:

• Obtener información precisa           

• Revisar y corregir un texto propio

• Seguir instrucciones

• Obtener una información general

• Comunicar un resumen a otros

• Disfrutar y entretenernos.           

• Escribir

• Aprender           

• Citar

 

 

Indaguemos al respecto con ayuda de Cassany (1994). En esta ocasión, le proponemos estudiar el apartado Tipos de lectura en el capítulo La comprensión lectora (Cassany, 1994:197). Allí el autor se ocupa de mostrar que la lectura se orienta por el objetivo que se persigue frente al texto, en cada circunstancia. Tipifica modos de leer atendiendo a dos variables: velocidad y profundidad de la comprensión. La intención, el propósito de la lectura, determinará, por una parte, la forma en que el lector abordará el texto y, por otra, el nivel de comprensión que tolerará o exigirá para dar por buena su lectura.

En el citado capítulo de Cassany (1994), lea atentamente el apartado Perfil del buen lector. Allí se describen los comportamientos de los lectores expertos y las dificultades más comunes de los inexpertos o novatos. Otros autores prefieren las denominaciones de lector competente (quien profundiza en el texto hasta llegar a una interpretación coherente y adecuada del mismo), y lector ingenuo (quien se queda en un nivel superficial de lectura). Al contrastar modos eficaces y modos más débiles de leer se ha logrado sistematizar pasos y procedimientos (estrategias) que pueden enseñarse como orientación para la formación de la competencia lectora. Luego de su lectura, como ejercicio, le proponemos que autoevalúe su perfil de lector. Para ello, liste los aspectos en los que, a su juicio, debería mejorar.

Ya hemos estudiado que el para qué se lee, incide en el cómo. Por tanto, el modo de leer, al margen de la diversidad de propósitos que se fijen en cada ocasión, supone una interacción fija e inevitable en cualquier situación. No hay modo de leer que no implique la relación del lector con el texto y con el contexto.

WP_icono-anterior WP_icono-siguiente
Print Friendly, PDF & Email
 

Bibliografía obligatoria

 

CASSANY, DANIEL. Tipos de lectura y Comprensión lectora. En su: Enseñar lengua. Barcelona: Graó, 1994. pp. 193-207.

Print Friendly, PDF & Email
Alfabetizaciones

La lectura, en el marco de la alfabetización permanente que nuestra sociedad impone a cualquier sujeto activo, es condición para la inclusión en la cultura letrada, el mercado laboral, la vida ciudadana. La alfabetización digital, entendida como segunda alfabetización, parece imposible de sortear si se pretende sostener posiciones profesionales y laborales. Por su parte, la alfabetización académica ha llegado para quedarse a la hora de pensar en los trayectos iniciales de cualquier carrera universitaria. Hoy se extiende el término a otros campos de la comunicación en los que se utilizan diversos lenguajes: alfabetización audiovisual, alfabetización tecnológica, alfabetización artística, también, alfabetización científica. Como veremos en el próximo apartado, la lectura no es singular sino múltiple, al igual que la alfabetización, por lo que deberíamos empezar a nombrarlas en plural.

Print Friendly, PDF & Email
La importancia del acto de leer

Temática desarrollada por Paulo Freire, pedagogo  brasilero conocido por sus aportes en el campo de la alfabetización de adultos en el marco de la llamada “Pedagogía de la liberación”. Una de las ideas ejes de su planteo es que el conocimiento se construye a partir de la lectura del mundo, de la experiencia y que aprender a leer y a escribir favorece la conciencia de los sujetos, quienes -al leer (interpretar críticamente) el mundo- estarían también en condiciones de transformarlo. Este autor involucra en la alfabetización tanto la lectura de la palabra como la lectura de la realidad.

Para conocer más sobre el planteo de Freire sobre el acto de leer, visite el siguiente sitio.

Print Friendly, PDF & Email