¿Cómo se lee?

Lector, texto y contexto

Dijimos anteriormente que la lectura es interpretación pero ¿cómo se produce? Pues bien, a partir de la actividad desplegada sobre el texto, el lector realiza su trabajo de construcción de sentido en ausencia del autor, en función de que toda comunicación escrita es comunicación diferida. El lector en el proceso de lectura pone en juego lo que sabe, interpreta sobre la base de lo que conoce: la ortografía de las palabras, la puntuación, las construcciones sintácticas, la estructura semántica de los textos, los temas. Estos conocimientos, puestos en interacción con las señales o pistas que ofrece el texto, le permiten hacer anticipaciones. En este sentido, señalamos que las características del lector son tan importantes para la lectura como las características del texto.

Umberto Eco (1987), especialista en semiótica y comunicación, insiste en la idea de que sin lector no hay interpretación y postula una relación cooperativa entre texto y lector. Al mismo tiempo deja en claro que el texto juega un papel importante.

 

“(…) Un texto quiere dejar al lector la iniciativa interpretativa, aunque normalmente desea ser interpretado con un margen suficiente de univocidad”; “(…) un texto se emite para que alguien lo actualice (…)”.

(Eco, 1987).

 

Ello porque todo texto está plagado de elementos no dichos, de espacios en blanco, de intersticios que hay que rellenar. Es verdad, ningún texto explicita toda la información necesaria para su comprensión, pero también es cierto que los textos aportan huellas, pistas, marcas, las que, detectadas por el lector, contribuyen a la elaboración del sentido.

En síntesis, el lector aporta a la interacción una serie de procesos mentales y el texto, a su vez, aporta una serie de procedimientos que constituyen pistas, claves o indicios para ser interpretado.

De modo que el lector es un sujeto activo que:

  • TGU_AV_2015-bulletBarra tiene diferentes intenciones de lectura,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra aporta sus propios conocimientos,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra procesa la información que recibe del texto en virtud de esos conocimientos anteriores,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra formula hipótesis,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra hace deducciones,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra interpreta un sentido global del texto y sentidos más localizados,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra puede resumir esa información.

 

El texto, por su parte, ofrece pistas o marcas que funcionan como instrucciones para que el lector vaya guiando su interpretación. Esas claves residen en:

 

  • TGU_AV_2015-bulletBarra la coherencia,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra los procedimientos de cohesión,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra la estructura textual,
  • TGU_AV_2015-bulletBarra el léxico y distintos recursos de la lengua, propios del tipo de texto, como, por ejemplo, los tiempos verbales o las clases de palabras que predominan.

 

Hasta aquí, hemos desarrollado qué es leer, para qué leemos y cómo se lee. A continuación nos ocuparemos de otros procesos que responderán a la pregunta ¿cómo se lee para comprender?

WP_icono-anterior

 

 

 

Print Friendly
 

Bibliografía sugerida

 

ECO, Humberto. Lector in fabula. Barcelona: Lumen,1987.

Print Friendly