La forma

Secuencias esquemáticas, los textos según la forma

Todos los textos organizan el contenido de alguna forma. En el apartado anterior nos referimos a la estructuración del contenido, veamos ahora el modo en que la información toma forma en un esquema básico que determina ordenamiento, jerarquía y coordinación de las partes.

Se han reconocido formas más o menos fijas de organización, que se reiteran en los textos y se ajustan de acuerdo con determinaciones de otro tipo como el ámbito, el registro, la función. A esos moldes los llamamos superestructuras esquemáticas. Son esquemas mentales, esqueletos vacíos que pueden ser llenados con diferentes contenidos: “son las formas en que aparecen ordenadas las informaciones que transmiten los textos. Actúan como patrones de organización, como moldes” (Rueda de Twentyman y Aurora, 1999: 87). En esas formas estandarizadas, las partes guardan relaciones de jerarquía.

Algunos autores (Adam, 1992) prefieren hablar de secuencias textuales para caracterizar estos esquemas regulares de organización de la información en los textos, que se pueden presentar alternadas o entrelazadas a lo largo del mismo, y que conllevan una serie de características lingüísticas. Se tiene en cuenta que no se dan en forma pura en textos reales sino como armazón que orienta un ordenamiento, jerarquía y coordinación de las partes.

En general existe consenso en cuanto a los siguientes tipos de secuencias: conversacional, narrativa, descriptiva, expositiva (explicativa) y argumentativa. Desarrollos recientes suman otra secuencia: la instruccional. Los intentos por clasificar y agrupar tipos de textos según su forma se han basado en estas secuencias básicas.

Hemos seleccionado para el estudio de este tema otro fragmento de material elaborado por las profesoras Fabiana Castagno y Mercedes Dennler. Las autoras sostienen que la función discursiva predominante de la exposición (explicación) es hacer saber a otro, hacer comprender, buscar la modificación de un estado de conocimiento.

Reconocemos entonces en la exposición, la función referencial, ya que remite a objetos o fenómenos de los que pretende dar cuenta. Respecto de la descripción, afirman que comparte con la exposición la función de “hacer saber” (referencial) pero se concentra en presentar información concreta y precisa acerca de objetos, personas o fenómenos para dar cuenta de sus características principales. Los textos de estructura descriptiva son aquellos cuya intención comunicativa es representar por medio de signos lingüísticos la imagen de una persona o de objeto de la realidad (exterior o interior, natural o social), de un proceso, o de un acontecimiento. Por su parte, la argumentación cumple la función de persuadir al receptor/destinatario. Para ello, quien ocupa el lugar de emisor apela al otro, lo convoca directa o indirectamente utilizando una serie de recursos y estrategias. La función predominante es la apelativa.

Tal vez Ud. reconozca tales secuencias en los textos que frecuenta en el cursado de esta carrera, ya que son las propias del ámbito académico, de los textos que transmiten conocimiento. También puede identificarlas en los textos administrativos: la argumentación, por ejemplo, es un tipo de secuencia obligada en los textos normativos. Y también aparece toda vez que, en una nota o un informe, se deben fundamentar o justificar conclusiones o propuestas. Argumentamos para dar razones, para decir por qué y lo hacemos con la intención de resultar convincentes. Exponemos pruebas y razonamientos lógicos. El ámbito institucional, claro está, restringe el tipo de recursos argumentativos que utilizaremos; así, serían inaceptables estrategias de tipo emocional en un documento decisorio y bien receptadas, en cambio, analogías y demostraciones racionales.

Como vemos, la condición de esquemas, de esqueletos, de moldes de este tipo de secuencias prototípicas, las hace utilizables, rentables, en diferentes contextos y con diferentes contenidos. De allí su alcance general. Pero de ahí que también requieran de nuestra competencia para poder aplicarlas de manera pertinente a cada situación comunicativa. Por caso, si Ud. ante la necesidad de argumentar para sostener una determinada posición, punto de vista o tesis, se extiende en una narración llena de anécdotas, estará aplicando mal el molde organizativo para su discurso. Lo dijimos al comienzo, conocer los tipos de textos según su estructura esquemática, aumenta su competencia discursiva y su competencia comunicativa general.

La noción un tanto abstracta de superestructura esquemática muestra gráficamente su carácter de silueta dependiendo de las diferentes formas de organización que se opten para la construcción del texto. Le recomendamos que se familiarice con los principios organizativos de la exposición en todas sus variantes, ya que su presencia es transversal en los tipos de textos académicos y también en los administrativos. Constituyen la base para la presentación y el desarrollo de cualquier tema en el registro oral o escrito.

WP_icono-siguiente

Print Friendly, PDF & Email
 

Referencia bibliográfica

 

ADAM (1992) en Superestructura textual. Centro Virtual Cervantes. Disponible aquí [fecha de consul- ta: julio 2010].

RUEDA DE TWENTYMAN, NELLY y AURORA, ENRIQUE. Tipologías textuales.  En: Claves para el estudio del texto. Córdoba: Comunicarte, 1999. pp. 89-115.

Print Friendly, PDF & Email
 

Bibliografía obligatoria

 

CASTAGNO, FABIANA y DENNLER, MERCEDES. Estudiar en la universidad: un proceso situado. Claves para la lectura y la escritura académica. Universidad Nacional de Córdoba. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Escuela de Ciencias de la Información. Córdoba: Mimeo, 2007. pp. 35-44.`
Se trata del apartado Estructura y función (2007:34-43). Allí, luego de una breve introducción al tema de la relación entre función y estructuración de los textos, se opta por la clasificación de las estructuras esquemáticas en términos de secuencias textuales y se explican las dificultades que implica cualquier intento de clasificación. Se abordan detalladamente tres estructuras esquemáticas, elegidas en razón de su presencia predominante en los textos de circulación académica: la descripción, la explicación (exposición) y la argumentación.
Es importante que al leer el texto Ud. repare en la relación que se establece entre esas secuencias y la función predominante de los textos, por lo cual nos permiten completar una visión integrada de estas dos características, a las que debemos atender tanto para comprender como para producir mensajes verbales.

Print Friendly, PDF & Email