Enfoques tradicionales

Comenzaremos relatando que los enfoques tradicionales sostenían una concepción instrumental y mecanicista del proceso comunicativo, ligada más bien a la idea de transmisión de información. Hoy sabemos que la comunicación constituye un proceso complejo en el que intervienen instancias de emisión y recepción activas y productivas. Sabemos que lo que circula no es sólo información, sino también sentido y que éste se construye en orden a diferentes factores, entre otros: “el conocimiento del código (básicamente, el código verbal, pero también los demás sistemas de signos acústicos, visuales, etc.) la familiaridad con los marcos de conocimiento y modos de organizar el discurso en la comunidad lingüística; las experiencias comunicativas compartidas por los interlocutores” (Diccionario Cervantes, 2010).

Sin duda, el lenguaje verbal juega un papel relevante en la comunicación y, por lo tanto, en la sociedad. Pero ¿cómo son esas relaciones? El estudio del lenguaje es abordado desde muchas disciplinas y enfoques. Veamos la postura de Daniel Cassany. Este autor, al igual que Marta Marín (2004), adhiere a la concepción del lenguaje como práctica social al servicio de la comunicación, sin dejar de señalar la función del lenguaje como poderosa herramienta cognitiva. ¿Qué quiere decir eso? Pues que el lenguaje construye realidad, contribuye a la conformación de representaciones, imágenes de mundo, individuales y sociales, sin las cuales la producción y transmisión del conocimiento, así como la comunicación social, resultarían imposibles. “Mediante las palabras creamos mundos y no sólo literatura” o “se hacen cosas con palabras”, constituyen frases comunes que quizá Ud. haya oído decir y que ilustran la función constitutiva del lenguaje.

Para adentrarnos en el tema, lo invitamos a consultar la bibliografía obligatoria. Revise los apartados La lengua, instrumento de comunicación y uso (Cassany, 1994: 35,36) y Conocimiento y uso de la lengua (Cassany, 1994:83), prestando especial atención a las relaciones que el autor establece entre lengua, pensamiento, comunicación y sociedad. Luego, observe la diferencia entre conocer la lengua y utilizarla. Tenga en cuenta que Cassany escribe pensando en docentes del área de lenguas, dada esta especificidad, y a fin de ayudarlo a tender puentes con el texto, le proponemos las siguientes preguntas orientadoras: ¿Por qué aprender lengua sirve para desenvolverse en el mundo? ¿Qué significa sostener que la lengua es un instrumento? ¿El lenguaje ordena el pensamiento? ¿Cuál es la dimensión social de la lengua? Aprender lengua no es sólo saber gramática ¿Por qué?

 

Ahora bien; detengámonos en los componentes básicos de todo proceso de comunicación. El enfoque más difundido, basado en los estudios de un conocido lingüista ruso Román Jakobson (1896-1982), identifica los componentes que figuran en el siguiente esquema.

ECP_grafico_01

¿Faltan elementos? ¿Cuáles le agregaría? ¿Le quitaría otros? Explore la bibliografía obligatoria indicada para este tema, allí encontrará explicaciones que potenciarán sus respuestas a estos interrogantes. Marta Marín (2004), especialista en la temática a la cual recurriremos en las próximas unidades, realiza importantes aportes para el estudio de estos tópicos. Veamos entonces qué aportes hacen los nuevos enfoques al campo de la comunicación.

WP_icono-anterior WP_icono-siguiente

 

 

Print Friendly, PDF & Email
 

Bibliografía obligatoria

 

CASSANY, Daniel. Enseñar lengua. Barcelona: Graó, 1994. Capítulos 3 y 6.

MARÍN, Marta. Edición. Lingüística y enseñanza de la lengua. Bs.As: Aique, 2004. Capítulo 2 y 7.

SCARAFÍA, Fernando y PERRONE, Adriana. La didáctica del texto. Rosario: Homo Sapiens, 2009. Capítulos 1 y 2.

Referencia bibliográfica

DICCIONARIO DE TÉRMINOS CLAVE. Centro Virtual Cervantes. Disponible aquí [fecha de consulta: 14 de julio de 2016]

 

Print Friendly, PDF & Email